Porqué y Cómo Invertir en Oro

0
217
Es Masculino-Porqué y Cómo invertir en oro

El oro, el valor más antiguo del mundo, vuelve a ser un activo codiciado por los banqueros privados y principales ahorradores como un elemento de diversificación de los patrimonios.

Tres razones para invertir en oro

1- Inversión defensiva que mantiene su poder adquisitivo
El oro es una inversión de corte claramente defensivo y segura, como lo demuestra el hecho de que históricamente ha servido a los inversores para mantener, como mínimo, su poder adquisitivo. Baste como ejemplo, que la última moneda de oro que se acuñó en USA se produjo en 1933. Se trataba de una moneda de $20. En ese mismo momento se emitían también billetes de $20. A día de hoy, los billetes de $20 siguen representando $20, pero el poder adquisitivo de esos $20 hoy no puede ni compararse con el que suponían para sus tenedores en 1933. Por el contrario, esa última moneda de oro acuñada puede venderse hoy por un precio cercano a $2000.

Lo anterior, pone de manifiesto el atractivo del oro como inversión frente a otro tipo de decisiones, como puede ser el mantener el dinero en cuenta corriente, que lleva aparejado una pérdida de poder adquisitivo en consonancia con la tasa de inflación anual del país del que se trate.
Los detractores del oro argumentarán que la inversión en el metal precioso no es equiparable a mantener el dinero en una cuenta corriente por no ser un activo tan líquido como la segunda opción. Sin embargo, esta afirmación ya no es correcta al existir compañías que ofrecen depósitos en oro físico con las mismas ventajas que cualquier otra cuenta corriente.

2- Activo refugio
El oro ha sido siempre un activo refugio y que, por tanto, actuará como contrapeso en las carteras de los inversores en los momentos de crisis económica, que vendrán. Es importante destacar que nos encontramos ante el segundo ciclo económico más largo de la historia y que, de acabar el mandato del actual Presidente USA sin un año de contracción económica, nos encontraríamos ya ante el ciclo expansivo más largo de todos los tiempos.
Que el oro siempre ha sido siempre un activo refugio lo demuestra el hecho de que los propios bancos centrales posean siempre parte de su balance invertido en oro físico. Nos encontramos, por tanto, ante un activo que nos permitirá reducir la volatilidad de nuestras carteras y que, en los momentos difíciles, nos ayudará a contrarrestar las pérdidas que sufran nuestras inversiones en activos con mayor perfil de riesgo, como puede ser la inversión en fondos de inversión de renta variable o renta fija, o en Bolsa.
Seguramente, surgirá la pregunta de si, al contrario de lo que ocurre en momentos de turbulencias, nuestra inversión en oro sufrirá en los momentos de bonanza económica. La historia no sólo nos dice que esto no es así, sino que es en esos momentos del ciclo en los cuales debemos aprovechar para acumular, lo que nos da paso a explicar la tercera razón por la que el oro vuelve a ser un activo codiciado por los inversores.

3- El oro es un bien escaso
El oro es un bien escaso que, gracias a sus características como conductor y a su inalterabilidad, está siendo utilizado de forma creciente en una serie de industrias como puede ser la tecnológica o la de la automoción. Esto hace que a su demanda tradicional como elemento esencial de la joyería o como inversión se le unan otros usos que hacen cada vez más escaso este preciado metal y que hacen fácil entender el por qué no pierde valor históricamente.
En este sentido, es interesante destacar que las reservas probadas de oro se elevan a 50.000 Tm. La oferta anual de oro se eleva a 3.500 Tm, frente a una demanda en el mismo período superior a las 4.000 Tm, es decir, anualmente existe una demanda insatisfecha algo superior a 500 Tm. Teniendo en cuenta lo dicho, las reservas probadas de oro se habrán agotado en algo más de 14 años.
Seguramente, los más optimistas dirán que nuevos yacimientos serán descubiertos, al igual que ocurre con el petróleo, y que el oro no se agotará nunca. Sobre eso no tenemos certeza. Lo que sí sabemos es que en los yacimientos actuales cada vez es más complejo y costoso obtener oro y que, mientras no haya una oferta probada significativamente superior a la actual, el precio del oro está muy soportado por la ley de oferta y demanda.
Atendiendo a lo anterior, quizás cobre sentido la práctica de los fabricantes de móviles, que pagan cantidades muy interesantes por los móviles antiguos. La razón no es otra que reciclar parte de sus componentes, algunos de los cuales, no lo duden, están compuestos de oro.

Cómo invertir en oro

-Compra física. Se realiza a través de los establecimientos autorizados y acreditados, y es aconsejable que estén homologados por la London Bullion Market Association (LMBA), la asociación de profesionales que operan con oro y plata más importante del mundo. Las compras pueden realizarse de forma presencial, por Internet o teléfono y es posible recoger los lingotes o monedas de oro en el establecimiento, recibirlos en el domicilio con un envío asegurado o dejarlas en depósito en cajas fuertes. El importe del alquiler variará en función del tamaño. La adquisición de oro está exenta de IVA (al menos en la Unión Europea), mientras que las ganancias patrimoniales derivadas de su venta tributarán igual que una acción.

-ETF. Los fondos cotizados (ETF) de oro replican la evolución del metal precioso, por lo que es una forma de aproximarse a este activo, sin necesidad de tenerlo físicamente. El más importante es el iShares Gold Trust, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, con lo que el inversor deberá tener en cuenta el tipo de cambio de la divisa.

-Fondos de inversión. Los productos de inversión colectiva que invierten en compañías extractoras de oro son la tercera opción con la que cuentan los inversores para incluir el metal en sus carteras. En este punto hay que tener en cuenta que estas compañías, en general, no suelen dedicarse a la producción del oro en exclusiva, por lo que su evolución en Bolsa, y por tanto el comportamiento del fondo, dependerán de las cotizaciones de otros metales.

Ahora ya sabes porqué conviene invertir una parte de tu patrimonio en oro y las distintas formas que tienes de hacerlo.
Finalmente, tal vez te estés preguntando lo siguiente antes de lanzarte a invertir en oro: ¿cuál debería ser mi horizonte temporal de inversión? El oro es un activo cuyo precio fluctúa lentamente, por lo que se trata de una inversión a largo plazo. Por lo tanto, es uno de esos activos que, a cambio de tu paciencia, te dará seguridad y, es de esperar te hará ganar dinero a largo plazo.


Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram

DEJAR COMENTARIO

Por favor, insertar comentario!
Por favor, insertar nombre aquí